Casi

Le dije que lo quiero.
Casi.
Le dije muchas cosas.
Y él, que me conoce, lo entendió.
– Al buen entendedor, pocas palabras-
hubiera escrito mi abuela en el libro de los dichos que nunca escribió.
Antes murió.

-Entendí- dijo y calló.
17 minutos.
Ni el ejercicio de sus pulmones se escuchaba.

Silencio y distancia.

-¿Por qué?- preguntó al minuto 18.
No hay respuesta decente. Ni indecente.
Hay tantas construidas en estos años.
Tantos años.

No la esperabas.
No esperabas nada.

Ni que casi te dijera,
que te quiero.

No lo hice,
y te quiero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: