¡Feliz cumple Pao!

Hay mucha comida rica. Rica no era lo que ella aspiraba a ser, pero bueno, también hay que sobrevivir con los ángeles. Celestes deberían ser las nubes en un cielo verde y morado como los colores de la fruta del bosque y de las semillas de la vida que recorren nuestras venas abiertas.

Ya no sangran, parecen congeladas, como los ravioles de su abuela que acababa de guardar.

Quizás eso sea lo más importante, tan importante como la última palabra, la última ilusión, la última oportunidad.

O la única.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: